La Comandancia de la Guardia Civil de Segovia ha dirigido la ‘Operación Crucero’ que se ha saldado con la detención quince personas pertenecientes a una banda de inmigración irregular desde Marruecos a España.

A los detenidos se les imputan los supuestos delitos de tráfico de seres humanos, contra los derechos de los trabajadores, contra la salud pública y pertenencia a organización criminal.

Se han realizado siete registros domiciliarios en las provincias de Granada, Madrid, Murcia y Albacete, donde se ha intervenido numerosa documentación, pasaportes, certificados de empadronamiento preparados para su venta y dispositivos informáticos, que serán objeto de análisis pormenorizado por parte de los investigadores, según han señalado desde el Ministerio del Interior.

Las investigaciones para desarticular a esta banda de inmigración irregular comenzaron a principios de enero, a raíz de la llegada de varias pateras a las costas próximas a Barbate (Cádiz). Por tal motivo, los agentes realizaron un estudio de la frecuencia de estas llegadas y de otras circunstancias, que permitió identificar a uno de los individuos encargados de recoger a los inmigrantes a su llegada a la costa.

A partir de ahí, la investigación permitió determinar la estructura de la organización criminal, sus principales miembros y su ‘modus operandi’.

Esta organización se estructura en dos partes. Una ubicada en Marruecos, encargada de realizar las captaciones de individuos dispuestos a realizar el viaje, cobrar el dinero requerido a estas personas –entre 1500 y 2000 euros– y además preparar las pateras con las que se realiza el desplazamiento sin ninguna medida de seguridad.

La otra parte de la organización criminal se ubica en España y se encargaba de la recepción de los inmigrantes a su llegada a la costa. Una vez llegaban, recibían instrucciones para ocultarse en zonas boscosas próximas, hasta la llegada de miembros de la organización residentes en España para su recogida y posterior traslado a lo que ellos consideran pisos “seguros”, ubicados en localidades granadinas de Motril, La Rábita y alrededores.

Varios de los miembros de esta organización se dedicaban también al tráfico de drogas y aprovechaban el envío de pateras a España para introducir hachís. Llegaron en algunos casos a exigir a los inmigrantes que transportaran con ellos cantidades de droga que serían recogidas a su llegada a la costa. Los agentes han incautado 140 kilos de hachís en una de las llegadas de estas embarcaciones, junto con los inmigrantes.

La Guardia Civil de Segovia dirige la desarticulación de una banda de inmigración irregular
4.4 (88%) 5 votos

Loading Facebook Comments ...