Documental ‘Lastras Vive’, la historia de un pueblo que no quiere morir

El documental repasa la historia de Lastras, el ocio en los pueblos, su sociología y las causas del abandono de la España rural por parte de las distintas administraciones.

‘Lastras Vive’ es un documental que hace un repaso a las causas de la despoblación, consecuencias y soluciones desde la experiencia en el pueblo segoviano de Lastras de Cuéllar.

El día 5 de octubre a las 20:00h, en el salón de actos del Ayuntamiento, se podrá ver el documental íntegro que durante 70 minutos nos mostrará la historia de un pueblo que no quiere morir. ‘Lastras Vive’ habla de un pequeño pueblo de Segovia que forma parte de la llamada España vaciada, uno de esos municipios que pierde población año tras año y que ya está en emergencia poblacional.

El documental está compuesto por varios bloques bien diferenciados. El primero de ellos se enfoca en la historia de Lastras, haciendo un repaso de los principales hechos históricos acaecidos en Lastras de Cuéllar desde su fundación, pasando por las hambrunas y epidemias de los siglos XIV, XVIII y XIX, el desarrollo vivido en la primera mitad del siglo XX y el proceso vivido tanto por Lastras como por muchos pueblos de la España interior de pérdida de población constante hacia las ciudades.

El segundo bloque se centra en la Lastras actual, recreándose en imágenes y fotografías del pueblo tal y como es hoy. El documental recorre calles, plazas y lugares entrañables para el lastreño. Una fotografía de la Lastras del año 2019.

El tercer bloque de ‘Lastras Vive’ se centra en el ocio en los pueblos. Qué se puede hacer en un pueblo, ¿qué ofrece un pueblo como alternativa al ocio urbanita que es dependiente de las pantallas, los móviles, los ordenadores y los centros comerciales? El documental destaca cómo el ocio en los pueblos se basa en la naturaleza y en las relaciones con familiares y amigos. Y así, muestra como los paseos, las visitas a lugares bellos de la zona, las visitas a los bares, las tertulias al fresco con los vecinos y los ratos en las bodegas con los amigos son las alternativas más habituales, combinadas a veces con el ocio ofrecido por las instituciones locales, como las asociaciones culturales o el Ayuntamiento.

Un cuarto bloque analiza la sociología de los pueblos, y especialmente, la importancia de los apodos. Y así detalla todos los apodos de un pueblo como Lastras, pequeño sí, pero abundante en motes y en ingenio creativo para ponerlos. Rinde un homenaje a personas anónimas, que probablemente nunca reciban uno, porque su mayor mérito fue cuidar de los suyos y hacer cosas por sus vecinos y amigos.

El último bloque es el más reivindicativo, y profundiza en las causas de la despoblación, analizando si las administraciones nacionales y regionales deben dejar morir a los pueblos. El autor llega a la conclusión de que no tiene sentido dejar morir a los pueblos por muchas razones, y entre ellas por razones de justicia, de reparto de la riqueza entre territorios, por razones de lógica demográfica e incluso por pura sensatez, teniendo en cuenta que los pueblos proveen a las ciudades de ocio, de alimentos y de energía.

Síguenos en redes sociales

1,811FansMe gusta
550SeguidoresSeguir
414SeguidoresSeguir

Te puede interesar...