El maravilloso sonido del chiscar de las trallas de Cantalejo

Desde el día 1 de agosto los quintos de cada año hacen chiscar sus trallas

Como siempre, llegado el mes de agosto, la banda sonora típica de esos días ya se espera con impaciencia. Hablamos del chiscar de las trallas de Cantalejo que desde hace muchos años son sinónimo de fiestas.

Y es que este sonido del chiscar de las trallas de Cantalejo ha tenido un gran significado para los vecinos de la localidad briquera. En la antigüedad, la localidad briquera se ha dedicado a los tratos de ganado y a la venta de trillos. Los trilleros recorrían media España vendiendo su mercancía: La Mancha, Aragón, Extremadura, León, La Rioja.

Pues bien, los trilleros o “briqueros”, como se dice en gacería, un dialecto propio de Cantalejo, procuraban dar por rematada la campaña a finales de julio o primeros de agosto. Era cuando emprendían su camino de vuelta a casa para llegar al pueblo en la víspera de las fiestas.  Cuentan en una de las versiones que se conocen en la actualidad que cuando divisaban la torre de Cantalejo, les entraban unas ansias locas por llegar, un júbilo irrefrenable y sacaban la tralla que llevaban en el carro y la chiscaban contra el suelo.

Inmersos en el silencio de aquellos días donde solo se escuchaban carros y susurros, los chicos que jugaban por las calles escuchaban el chiscar de las trallas. Rápidamente intentaban adivinar por dónde se acercaba el briquero para ir a recibirle.

Todos los trilleros volvían para estas fechas y tantos eran los que se dedicaban a la venta de trillos que lo mejor es que no había acabado de llegar un briquero por la carretera de Aranda cuando se escuchaba el eco lejano de una tralla por la carretera de Cuéllar.

Lo mejor de la fiesta eran las vísperas, aquellos nervios, aquel trajín, aquellos chasquidos que anunciaban la vuelta a casa, el reencuentro de todos los que andaban desperdigados.

En la actualidad ya no llegan trilleros en la víspera de las fiestas pero el chiscar de las trallas de Cantalejo sigue vivo. Desde el día 1 de agosto los quintos de cada año hacen chiscar sus trallas, salen a las calles para que esta banda sonora no se pierda jamás. De esta manera muchos recuerdan los tiempos pasados, la alegría de volver a ver a los suyos después de un largo tiempo fuera de casa, las ganas de pasar una gran semana de fiestas con amigos y vecinos…

Una banda sonora que sigue viva cada día de las fiestas de Cantalejo donde los quintos de cada año, protagonistas de las fiestas, hacen que esta tradición no se pierda y que el recuerdo de los trilleros de Cantalejo siga vivo con el paso de los años.

Suscríbete a Viloriosierte.com

Date de alta en nuestro boletín y entérate rápidamente de las últimas noticias de Cantalejo y su comarca.

Te puede interesar...

Síguenos en redes sociales

1,986FansMe gusta
709SeguidoresSeguir
434SeguidoresSeguir