Muchos son los Briqueros que andan repartidos por el mundo y hoy hablamos con uno de ellos. Javier Arranz nos descubre su vida en Londres.

Entrevistamos a un joven Briquero, profesor de Educación Física que decidió cambiar de vida hace unos años para irse a probar suerte a otro país. Javier Arranz emprendió su camino hacia Londres, la capital y mayor ciudad de Inglaterra y del Reino Unido.

¿Cuál fue el motivo por el que decidiste viajar a Londres para vivir allí?

Me acuerdo que eran las fiestas de agosto del año 2012, cuando me encontré con un muy buen amigo de San Pedro de Gaillos, “Guindy”. Con el compartí 3 años de Residencia en Segovia. Guindy llevaba dos años en Londres por aquel entonces, estaba acomodado y se ofreció a ayudarnos a Berta y a mí en los primeros meses. Siempre es bueno contar con una buena ayuda si quieres dar un paso tan importante.

Justo ese año, venía de aprobar las oposiciones de Profesor de Educación Física con una nota bastante alta y no me garantizaba trabajar como interino. Los años posteriores, existía una alta probabilidad de que no se convocaran nuevas oposiciones y eso producía una gran inestabilidad en mi vida. Si sumamos a ello, que por aquel entonces, regentaba la Discoteca Borchris y que la noche en Cantalejo ya no era lo que era, veía cada vez más claro que necesitaba un cambio importante en mi vida.  Otra de las razones fue el no haberme podido irme de Erasmus durante mi época universitaria. Era una espinita que me quería sacar, así como el aprender un nuevo idioma. Se trataba de un reto bastante tentativo que no podía dejar escapar.

¿Qué pensaste el primer día que llegaste a Londres?

Me acuerdo perfectamente de ese primer día. Desde que aterrizamos en el aeropuerto de Stansted, enseguida notamos algo diferente. Todo el mundo corriendo, con prisas, aglomeraciones, muchísima multiculturalidad… pero era algo que realmente queríamos vivir y experimentar. Lo único que pensábamos era que ya no había marcha atrás y que la decisión estaba tomada. A partir de ese momento, los siguientes meses fueron intensos en todos los aspectos y nos costó adaptarnos al ritmo de la ciudad.

Javier Arranz

¿Cuánto tiempo llevas viviendo en Londres?

Llegamos en Octubre del año 2012, con la idea de mejorar nuestro inglés y volver cuanto antes. Han pasado más de cinco años…

Como todo el mundo cuando se va a otra ciudad, empezar es uno de los momentos más delicados. A nivel laboral, ¿Qué tipo de trabajos has tenido que hacer para sobrevivir en los primeros momentos?

Mis primeros meses en Londres fueron de los más duros de mi vida. No fue nada fácil principalmente porque si no tienes buen nivel de Inglés, la oferta de trabajo se reduce considerablemente. Eso te produce inseguridad, impotencia y frustración, pero era algo a lo que ya nos habíamos mentalizado. Aun así, hay que vivirlo.

Durante casi un mes, me levantaba por la mañana a entregar mi currículum en mano, con tres o cuatro frases aprendidas de memoria para intentar parecer que hablaba buen inglés, jeje. Al final, quien la sigue la consigue, y gracias a la ayuda de Guindy (probablemente no seguiríamos aquí si no es por él) conseguí un trabajo de Kitchen Porter. El peor y más duro trabajo que he tenido hasta la fecha, pero posiblemente, con el que más he aprendido. Cuando tienes un objetivo, hay que adaptarse y saber sufrir.

Con el tiempo, y a medida que el idioma iba mejorando, fui progresando en la cocina hasta ser segundo cocinero (no sabía ni hacer un huevo frito cuando empecé, jeje). De la cocina, pase a ser camarero y de allí a trabajar como docente. Lo bueno que tiene este país es que dan oportunidades a todo el mundo. Te valoran por tu trabajo diario, no por tener más o menos títulos como en España. Es sin duda, algunas de las cosas por la que más envidio a este país.

En la actualidad sabemos que realizas una buena labor como docente. ¿En qué consiste tu trabajo y que es lo que más te llena a nivel profesional?

En la actualidad trabajo un Colegio de necesidades educativas especiales con niños SEA como profesor de Natación y Educación Física. Básicamente, me dedico a mejorar sus habilidades psicomotrices y sociales con trabajos adaptados e individualizados para cada alumno. Se trata de un trabajo muy gratificante y que te produce una satisfacción personal increíble e indescriptible. El vínculo que se forma al trabajar con estos niños es único.

Lo que más me llena, posiblemente, es el poder entender las necesidades de cada niño, sus niveles de aprendizaje y sacar lo mejor de cada uno respetando su nivel de aprendizaje.

Javier Arranz

En cuanto a vivir allí y recordar Cantalejo, ¿Cuál ha sido tu momento mas duro allí?

En mi caso, siempre me acuerdo del pueblo cuando son fechas señaladas, hay algún acontecimiento especial, evento, o no estoy en mi mejor estado de ánimo. Al fin y al cabo, mi familia está allí, mis amigos de infancia… He tenido momentos duros, sobre todo al principio, pero al final, siempre he encontrado la forma de hacerlos más fáciles o que no parecieran tan duros. Me considero bastante positivo y siempre intento buscar cosas positivas de las cosas negativas.

¿Qué es lo mejor que te ha dado Londres?

Una de las mejoras cosas, sin duda, es el haber podido aprender y empaparme del idioma y de la cultura inglesa. Pero aparte de ello, me ha dado la oportunidad de conocer amigos que considero para toda la vida, mejorar mi experiencia como docente, así como la de poder viajar y conocer diferentes culturas y maneras de entender la vida.

El hecho de estar fuera de casa te hace ser más resolutivo en tu día a día y afrontar los problemas de una forma diferente.

Javier Arranz

Cuando llegas a Cantalejo para pasar unos días, ¿Qué se siente?

La verdad es que me siento verdaderamente en casa. Al fin y al cabo, he pasado más de media vida allí y me encanta lo que me ofrece Cantalejo. Es un privilegio tener una familia, unos amigos y un entorno como el que tengo. Cierto es que cada vez que me voy, cada uno sigue con su vida, sus problemas e incluso estamos sin hablar durante meses. Pero en cuanto vuelvo, es como si no hubiera pasado el tiempo. Es una sensación indescriptible. Con todo esto no quiero decir que a Londres no la considero mi casa. Aquí hemos formado una especie de familia que hace mucho más fácil el día a día.

¿Cuál es tu fecha inamovible para hacer una escapada a casa?

A día de hoy, Navidades y las Fiestas de Agosto son dos fechas que considero inamovibles e intento hacer todo lo que puedo por escaparme a casa. Son días muy especiales de reunión y celebración entre amigos y familia,  los cuales utilizo para desconectar, recargar pilas y empezar los trimestres con una mentalidad diferente.

¿Recomendarías la ciudad para hacer un viaje y conocerla?¿Y para vivir?

Londres es una ciudad enorme. Podría pasarme media vida aquí y no llegaría a conocerla del todo. Desde mi punto de vista, es muy recomendable para pasar unos días disfrutando de sus museos, parques, monumentos más importantes o incluso saborear el ambiente de los mercados y su diversidad de comidas de todo el mundo. Esta ciudad te ofrece una gran riqueza multicultural y la podréis apreciar en cualquier rincón de sus calles.

Pero cuando hablamos de vivir ahí cambia la cosa. Yo la considero una ciudad de paso, principalmente por el clima y además porque es muy estresante, bastante cara e incómoda para vivir.

Creo que con el tiempo me he acostumbrado a este estilo de vida, pero sin duda, no es una ciudad donde echaría raíces.

¿Tienes pensado volver a España algún día?

Todo el mundo, cuando nos hacen esta pregunta a Berta y a mi, siempre contestamos que un año más… y ya van cinco. Creo que una de las razones que explican estas respuestas son los inicios que tuvimos. Ahora estamos bien acomodados con una buena rutina semanal, trabajo y estamos integrados en la ciudad.

La verdad que la idea de volver siempre está en mente, pero hay que encontrar una situación profesional y personal adecuada. A día de hoy, esta situación no la hemos encontrado y, tampoco la hemos buscado en exceso, si te soy sincero. Por el momento, un año más y ya se verá en el futuro, jeje.

 


Del 1 al 5 valora las siguiente preguntas, siendo 1 lo que menos y 5 lo que más:

  • ¿Cuánto echas de menos Cantalejo?  4 
  • ¿La gente de Londres es amable?  3 
  • ¿Eres feliz allí?  4 
  • ¿Tienes intención de volver a España? 
  • ¿Mereció la pena el cambio de residencia? 

 

Así son los días de Javi lejos de su casa, altos y bajos como siempre en esta vida. Me quedo con que está feliz y a conseguido sobreponerse a los problemas que un traslado como este pone en su camino cada día. Que tuvo los bemoles de aventurarse a este cambio y ha logrado trabajar en lo que le gusta y disfruta cada día. Que ha peleado contra viento y marea para llegar donde está y ser quien es.

Personalmente, como gran amigo, te deseo lo mejor en esta vida, que te sonría siempre y que podamos disfrutar de ratitos así aunque sea en la distancia. Vuelve pronto a visitarnos y a regalarnos esos momentos de locura y alegría que siempre derrochas allá por donde vas. See you soon my friend!

 

Briqueros por el mundo: Javier Arranz desde Londres
4.7 (94.29%) 14 votos

Loading Facebook Comments ...