Muchas son las veces que hemos oído la frase de “se va a probar suerte a la gran ciudad”. Por regla general esta es la tendencia, salir del pueblo para ir a trabajar a una gran ciudad como Madrid.

Los jóvenes buscan nuevas oportunidades laborales que, desgraciadamente, no pueden obtener en los pueblos. Pero, ¿merece la pena? Muchas personas aman las grandes urbes pero muchas otras extrañan la tranquilidad de su pueblo.

1Respirar aire limpio

No es un secreto que en los pueblos se respira aire fresco mientras que en la ciudad estamos expuestos a la polución extrema que emiten los cientos de vehículos por sus tubos de escape mientras se encuentran atrapados en los innumerables atascos que se producen día a día. Una cuestión que en los últimos tiempos se está agravando hasta el punto de restringir la movilidad de los coches por el centro de las ciudades.

Viviendo en el pueblo, tu mayor problema con el aire es cuando viene la época de floración y sufres de alergia al polen…


2La calidad de vida

El día a día en un pueblo es mucho menos estresante que en la ciudad. Nadie tiene prisa, nadie te empuja por la calle… Puedes ir caminando a cualquier sitio y no tardar más de 10 minutos. El mayor de los atascos es cuando un semáforo está en rojo y se juntan 4 coches y no las mañanas en Madrid en las que pasas 1 hora en un metro o en un atasco.

A la hora de quedar con los amigos está muy fácil ya que todos viven cerca y no hay esos desplazamientos y líos para quedar de las grandes ciudades. Muchas veces en las grandes ciudades no vemos a nuestros seres queridos por pereza de ir hasta el lugar donde viven.

En definitiva, en el pueblo perdemos menos tiempo y vamos con más calma.


3Costes de la vida

No existe una gran diferencia en cuanto a precios de las cosas cotidianas pero si en otros aspectos. Un alquiler en el pueblo es significativamente menor que uno en una gran ciudad. Por el precio que tiene un piso de 4 habitaciones en un pueblo tan solo podrías alquilar un estudio en el centro de Madrid, en el mejor de los casos…

En el pueblo al tener todo más cerca y poder ir, en la mayoría de los casos, a pie, el uso del coche es mucho más reducido y por consiguiente mucho menos gasto tanto de gasolina como de mantenimiento.


4Practicar deporte al aire libre

En la gran ciudad podemos practicar infinidad de deportes si, pero ¿en qué condiciones? Salir a correr entre coches, adentrarse en un gimnasio repleto de gente o tener que desplazarse a varias decenas de km para ver algo de verde son algunos de los ejemplos que conocerán los que viven en las grandes ciudades.

En un pueblo tendremos una oferta de deportes menos variada pero todas y cada una de ellas las podemos hacer al aire libre. Salir a correr por el pinar de enfrente de casa, disputar un partido de pádel con los amigos en las piscinas, organizar una pachanga de fútbol en los campos municipales, pasear en piragua por los rios… Tan solo hacen falta ganas para disfrutar en las mejores condiciones de un buen rato deportivo.


5Mayor contacto humano

En un pueblo las personas interactúan de una manera más habitual entre ellos. En la cola del super, en los bancos de la plaza o las piscinas, en el hogar del jubilado, en la pescadería… Hay menos gente esta claro, pero todos ellos se conocen, hablan entre ellos, se ayudan, se avisan de las noticias importantes…

En una ciudad grande nadie se conoce, nadie se para por la calle, la gente pasa inadvertida allá por donde va…


 

Ahora bien, mucha gente no se decide por volver al pueblo por la falta de medios de algunas regiones. Y no les falta razón. Muchos de nuestros pueblos se encuentran vacíos por la poca atención que reciben de parte de las administraciones públicas.

Y esque no se trata de repoblar los pueblos que estan vacios y en riesgo de desaparición, si no que se trata de dotarlos de servicios y carreteras dignas para que las gente quiera volver a respirar aire fresco, tener una mejor calidad de vida, un coste menos elevado en su dia a dia y un mayor contacto humano con sus vecinos.

Esto no será cosa de un día ni de dos, será una larga lucha constante en la que los pueblos revivirán y, por desgracia, algunos desaparecerán. Ahora bien, aquellos que pueden, quieren y viven en su pueblo estoy seguro que viven mucho mejor que otros miles de personas que están atascadas en la ciudad, respirando polución a raudales y perdiendo mucho tiempo de su vida en transportes innecesarios.

Y tú, ¿vives o te vienes a vivir al pueblo?

5 razones por las que vivir en el pueblo
4.6 (92.73%) 11 votos

Loading Facebook Comments ...